El retorno de los chamanes – III

Cuanto más abstracta es la discusión política, más inabarcable la distancia entre las posiciones de los oponentes y más personalista es la política que acaba implementándose; lo que acaba importando es quién propone la política y quién la ejecuta, no qué efectos tiene. La abstracción más elevada lleva, irónicamente, al personalismo más mundanal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s